martes, 17 de octubre de 2017

PSICÓLOGOS EN PALENCIA

http://www.psicologosdolto.es


Equipo de PSICÓLOGOS del Centro Françoise Dolto:

1) Ángela González Delgado. Psicóloga.
TFNO 610576536

Psicóloga Sanitaria. Especializada en Psicología Clínica. Colegiada en el Colegio oficial de Psicólogos de Castilla y León nº Col. CL-2774.
Psicoanalista. Miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.
Graduado Social.
Correo electrónico:
angelaconsulta@gmail.com




2) Fernando Martín Aduriz. Psicólogo.
TFNO. 616638488


Psicólogo Sanitario. Colegio de Psicólogos de Castilla y León. Núm. 2721-CL
Psicopedagogo. Col. Núm. 2415. Col. Lic. Valladolid.
Lic. en Filosofía y CC. de la Educación.
Psicoanalista miembro de la ELP-AMP (Asociación Mundial de Psicoanálisis).
Autor-Compilador de Adolescentes por venir, Gredos, Madrid, 2012.
Coordinador del Seminario del Campo Freudiano de Castilla y León.
Miembro del Consejo de la ELP en España (2010-2014).
Director de Análisis, Revista de Psicoanálisis y Cultura de Castilla y León. (2000-2017)
Colaborador semanal de Diario Palentino. Columna semanal "Vecinos Ilustrados". (2003-2017)
Colaborador semanal de Onda Cero Palencia. (2012-2017)

BLOG de Fernando Martín Aduriz en http://www.aduriz.blogspot.com
Correo electrónico:
adurizconsulta@gmail.com


WEB de PSICÓLOGOS DOLTO: http://www.psicologosdolto.es


lunes, 16 de octubre de 2017

Calmar la ansiedad



El intento es siempre singular, pero hay usos colectivos. Se trata de burlar la espera tanto como apaciguar ese tormento interior que a tantas personas impide hacer vida normal (si es que existe tal cosa). En una apresurada lista encontramos como modos de calmar esa ansiedad, la bebida, el deporte, la droga, el extenuante trabajo, los múltiples juegos, los agotadores viajes, los ataques a nuestro propio cuerpo, en fin, un montón de maniobras todas ellas temporales, y muchas de ellas aún más dañinas que la propia ansiedad.
Como muchas de estas aventuras para enfrentar lo que nos angustia tienen una larga trayectoria histórica desde la noche de los tiempos, deberíamos suponer que eso que nos angustia, y sus repercusiones ansiosas en nuestro cuerpo, va con la vida, y con las tres heridas de Miguel Hernández. Que afrontamos cada uno como podemos con las armas más a mano.
Una de esas armas es la inhibición. Es decir todo tipo de evitación de las situaciones angustiosas. Es la derrota del yo ante la acometida de algo que no tiene representación, algo informe, oscuro.
Y así, muchos deciden usar de la inhibición y no pueden montar en avión, conducir solos su coche, salir de su país. También la inhibición se traduce en no poder escribir, no poder hablar en público, no poder tener relaciones sexuales, no poder alejarse mucho de su ciudad natal o de su familia o de su pareja, y en los momentos más duros, no salir a la calle.
Son tantas las inhibiciones para calmar la ansiedad que muchas las incorporamos como naturales, cuando han sido construcciones sociales, laberintos defensivos que han construido las sociedades para evitar la llegada de lo que angustia, de lo extraño-familiar, del otro intrusivo.
A una de esas inhibiciones la llamamos frontera. Son rayas entre los pueblos. Rayas pintadas en un mapa. A veces un río. Hemos levantado muros porque el otro nos inquieta, nos angustia. Pero el enemigo siempre va dentro.


                 




martes, 10 de noviembre de 2015

La ansiedad y su envoltorio



La ansiedad y su envoltorio

Ángela González Delgado


Los síntomas se nos presentan envueltos. Se pueden tratar de diferentes modos, por ejemplo, sin desenvolver. Esa es la posición de quienes creen a pie juntillas en los ansiolíticos como solución a los problemas de ansiedad.
Esa cuestión, según estudios, comienza a alcanzar proporciones epidémicas, cuando se la hace consistente y se la define como un Trastorno de Ansiedad Generalizado, es decir, como un cuadro sintomático que afecta a todas las facetas de una persona. Epidemia silencios también en relación al ingente consumo masivo de ansiolíticos. Tratar los síntomas sin desenvolverlos no es la posición de los psicoanalistas.
Para nosotros es imposible una cura de la ansiedad sin desenvolver ese síntoma, sin estudiar sus conexiones con la historia del sujeto que manifiesta padecerla, sin indagar en su responsabilidad subjetiva, sin leer ese síntoma y conocer su lógica. Es por eso que observamos que los episodios de ansiedad se repiten, infinitamente, durante mucho tiempo, si únicamente mantenemos sobre ellos una mirada superficial, su faz de comportamiento externo, su fachada, y no nos atrevemos a invitar al sujeto a recorrer los vericuetos de su malestar y de su sufrimiento. Es lo que denominamos poner el síntoma a hablar.
Pero además el hecho de hablar de crisis de ansiedad muestra que existen momentos críticos. Y por eso mismo que existe un primer episodio crítico.
Resulta curioso que no se investigue las coordenadas de ese primer momento donde aparece la angustia, el encuentro con un objeto angustiante, a partir del cual hay el cuadro típico de la ansiedad: sudoración, palpitaciones, sensación de ahogo, inseguridad, inquietud, y sobre todo incertidumbre, un temor muy grande a lo que puede venir y a que se pueda repetir esos instantes en que se ha perdido el control.
Resulta curioso que aún cuando se pregunte en las historias clínicas el momento del nacimiento del cuadro de ansiedad, tampoco esa información se use para saber cómo va a ser el final. Porque todo lo que empieza, termina. Es la posición que mejor ayuda, saber que se sale de la ansiedad, y que interesarse por la verdad que subyace da sus frutos, aunque lleve tiempo y esfuerzo, aunque el sujeto tenga que perder algo, y acepte, como vemos a diario, que es pieza fundamental el desenvolver ese síntoma tomando parte activa en la cura.
Resulta curioso que los manuales y libros de autoayuda que tratan de dar consejos piensen que todos los sujetos son iguales, y que la subjetividad no entra en juego, como si se tratara de hacer creer que la ansiedad se cura del mismo modo para cada persona.
Y también resulta curioso que si la cura de la ansiedad tiene que ver con la ingesta de ansiolíticos no se entiende por qué, lejos de disminuir, aumenta exponencialmente el numero de casos de personas que padecen ansiedad, y que por mucho que se recete, la ansiedad no remite. Mientras tanto los servicios de atención primaria se ven obligados a recetar ansiolíticos constantemente, en cantidades masivas, millonarias.
Las coyunturas y las formas de abordar las situaciones de crisis, los malos encuentros, las malas relaciones con la pareja, las dificultades laborales, son tan diversas como sujetos, por eso, es necesario sumar a la opinión pública a una forma de abordar las crisis psicológicas y las dificultades del vivir que no pase por dejar los síntomas sin desenvolver.

Ángela González Delgado es psicoanalista de la Asoc. Mundial de Psicoanálisis y actual Directora de la ELP-Comunidad en Castilla y León, y profesora del CURSUS de Ansiedad.



Las clases del CURSUS Ansiedad, historia subjetiva y lógica de las crisis, organizado por el Seminario del Campo Freudiano de Castilla y León y la Universidad de Valladolid se celebran en CASA JUNCO.  Algunos de los epígrafes a tratar son: Ansiedad, histeria y obsesión, Efectos de los efectos de los ansiolíticos, Angustia y ansiedad. Miedo y ansiedad. Fobia y ansiedad, y La lógica de las crisis y el final de la ansiedad.

domingo, 9 de septiembre de 2012

jueves, 27 de octubre de 2011

Madres, anorexia y feminidad

Presentación del Libro 'Madres, Anorexia y feminidad'.
Jueves 27 de octubre de 2011 a las 19:30 en CASA JUNCO, Palencia, Univ. de Valladolid.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

HORARIOS CENTRO FRANÇOISE DOLTO DE PALENCIA

Los horarios son: Lunes a Viernes, mañana y tarde. Sábados, mañana.
Los teléfonos del Centro son: 979 750684 y 610 576536.

Psicólogos y Libros


Presentación de 'La sociedad de la vigilancia y sus criminales'.

Libro de Álvarez y Aduriz PRESENTACIÓN